fbpx

Kambó

Es una vacuna milagrosa. No sólo sana enfermedades sino que también el sudor de la rana verde fosforescente eleva tu nivel energético haciendo una limpieza profunda de tu cuerpo físico y astral, también despeja tus caminos”, asegura los nativos del Amazonas.

Ha tenido resultados positivos en cáncer, tumores, enfermedades mentales, problemas de insomnio, depresión y hasta en trastornos de personalidad. Pero, que lo más sorprendente, es que te ayuda a cambiar la forma de ver la vida.

Un tratamiento básico, consiste en aplicarse el sudor de la rana en tres sesiones consecutivas antes que termine el mes, y con ocho sesiones ya es un tratamiento más completo para tratar padecimientos graves. Aunque también pueden usarla por períodos más largos para estar equilibrando el cuerpo.

Para aplicarla, usan una vara especial o liana que viene también del Amazonas, la encienden y con la pequeña brasa que se forma queman la primera capa de la piel. Esta se quita y ahí se coloca el gel de la rana en pequeñas cantidades en forma subcutánea.

En las mujeres, se les coloca en las piernas con el fin de trabajar la parte baja del cuerpo y a los hombres en los brazos para trabajar los chakras superiores, son entre 4 y 7 puntos pero existen personas que llegan a necesitar hasta 20 puntos o más, pero la primera vez siempre son muy pocos.

“Parece un tanto agresivo, pero no existe dolor, ni sangre en el proceso de aplicación”, afirman en Unión Chakra Runa. Para ellos es una medicina preventiva y apta para todos quienes quieran probarla sin necesariamente padecer un trastorno, porque además se usa para despertar la intuición y la voz o sabiduría interna.

Dicen que es aplicable en niños desde 1 año, hasta ancianos de 80 o 90 años. La ceremonia Se reza, canta y llama al Kambó. Es una ceremonia ancestral que sintoniza a la sabiduría del pueblo de Katukina. Para tener una sesión se requiere de una preparación el día anterior.

Como es una sesión de Kambó, lo primero, es tener claro el propósito, ya sea espiritual, mental-emocional o físico, por el cual se decidió tomar el tratamiento; descansar la noche anterior, si está bajo tratamiento médico se puede continuar con él y mantener un ayuno por 12 horas antes de la ceremonia. Ahora, al momento de la ceremonia se toman 3 litros de agua para facilitar el proceso de purga.

La toma es un momento de alto impacto, la gente vomita, no es muy agradable pero es porque se hace una limpieza fuerte del intestino, recorre todo el cuerpo, te va escaneando y en los puntos más débiles se deposita y va a quedar en cuerpo como 1 a 2 meses como mínimo”.

La catarsis puede durar cerca de 3 minutos, pero después viene un sudor frío y una sensación de ligereza. Se siente calor en la sangre, en la cabeza, el corazón y todas las extremidades. La sesión dura un total de aproximadamente 1:30 horas y después que se vivencia, hay que ir a descansar, comer y seguir tomando suero, nada de alcohol ni productos artificiales o químicos.

Los cambios serán graduales en el tiempo. “No es un alucinógeno y no hay prohibición, está científicamente probado sus beneficios pero sigue siendo medicina ancestral con una base espiritual”. El único riesgo es aplicarlo en personas que tienen trasplantes de órganos ya que esta medicina eleva el sistema inmunologico por lo que puede generar un ligero rechazo temporal a los órganos implantados.